Yo soy el Señor tu Dios

Uncategorized 2020-05-04

Contenido

images of god

Así, el teodicista agustiniano argumentaría que el problema del mal y el sufrimiento es nulo porque Dios no creó el mal; fue el hombre quien eligió desviarse del camino de la bondad perfecta. El experimento mental del Desafío del Dios Maligno explora si la hipótesis de que Dios podría ser malo tiene consecuencias simétricas para un Dios bueno, y si es más probable que Dios sea bueno, malo o inexistente.

images of god

Otro punto es que aquellas acciones de seres libres que provocan el mal muy a menudo disminuyen la libertad de quienes sufren el mal; por ejemplo, el asesinato de un niño pequeño impide que el niño ejerza su libre albedrío. En tal caso, la libertad de un niño inocente se enfrenta a la libertad del malhechor, no está claro por qué Dios permanecería pasivo e insensible. El problema del mal a veces se explica como consecuencia del libre albedrío, una habilidad otorgada por Dios. El libre albedrío es tanto una fuente de bien como de mal, y con el libre albedrío también viene el potencial de abuso, como cuando las personas actúan de manera inmoral.

Juegos de palabras

images of god

Atributos de Dios en el cristianismo

La otra es una versión más moderna de “negar el mal”, sugerida por la Ciencia Cristiana, en la que la percepción del mal se describe como una forma de ilusión. Una línea de crítica extendida a la defensa del libre albedrío ha sido que si Dios es perfectamente poderoso, conocedor gloria rezo y amoroso, entonces podría haber actualizado un mundo con criaturas libres sin maldad moral donde todos eligen el bien, siempre están llenos de bondad amorosa, son compasivos. , siempre no violento y lleno de alegría, y donde la tierra es como el concepto monoteísta del cielo.

Los teólogos de la Ciencia Cristiana, afirma Stephen Gottschalk, postulan que el Espíritu tiene un poder infinito, los seres humanos mortales no logran captar esto y se enfocan en el mal y el sufrimiento que no tienen existencia real como “un poder, persona o principio opuesto a Dios” . Este punto de vista ha sido criticado por sustituir la definición de mal por “pérdida del bien”, de “problema del mal y del sufrimiento” por el “problema de la pérdida del bien y del sufrimiento”, pero tampoco aborda la cuestión desde el punto teórico de vista ni desde el punto de vista experiencial. Los estudiosos que critican la teoría de la privación afirman que el asesinato, la violación, el terror, el dolor y el sufrimiento son hechos de la vida real para la víctima y no pueden negarse como mera “falta de bien”. Agustín, afirma Pereira, aceptó la existencia del sufrimiento y fue consciente de que la teoría de la privación no era una solución al problema del mal.

Un tercer desafío para la defensa del libre albedrío es el mal natural, que es el resultado de causas naturales (por ejemplo, un niño que padece una enfermedad, bajas masivas de un volcán). La crítica del “mal natural” postula que incluso si por alguna razón un Dios todopoderoso y todo benevolente tolerara las malas acciones humanas para permitir el libre albedrío, no se esperaría que tal Dios tolerara también los males naturales porque no tienen aparente conexión con el libre albedrío. Los críticos de la respuesta del libre albedrío han cuestionado si explica el grado de maldad visto en este mundo. Un punto a este respecto es que, si bien se puede pensar que el valor del libre albedrío es suficiente para contrarrestar males menores, es menos obvio que supere los atributos negativos de males como la violación y el asesinato. Casos particularmente atroces conocidos como males horrendos, que “prima facie razón para dudar de si la vida del participante podría ser un gran bien para él / ella en general”, han sido el foco de trabajos recientes sobre el problema del mal.

Tanto Lutero como Calvino explicaron el mal como consecuencia de la caída del hombre y el pecado original. Calvino, sin embargo, mantuvo la creencia en la predestinación y la omnipotencia, la caída es parte del plan de Dios. En última instancia, es posible que los humanos no puedan comprender y explicar este plan.

Según Arthur Herman, la teoría de la transmigración del karma resuelve las tres formulaciones históricas del problema del mal al tiempo que reconoce las percepciones teodiceas de Sankara y Ramanuja. Una variante de las defensas anteriores es que el problema del mal se deriva de los juicios de probabilidad, ya que se basan en la afirmación de que, incluso después de una cuidadosa reflexión, no se puede ver una buena razón para la coexistencia de Dios y el mal. La inferencia de esta afirmación a la afirmación general de que existe un mal innecesario es de naturaleza inductiva y es este paso inductivo lo que distingue el argumento probatorio del argumento lógico.

  • Además, es a través de la fisicalidad del Hijo que puede instruirnos adecuadamente sobre cómo vivir y crecer a la imagen completa de Dios.
  • Además, debido a que el Hijo sigue el modelo del Padre, los humanos también siguen el modelo del Hijo y, por lo tanto, tienen una semejanza física con el Hijo.
  • Esto implica que la semejanza de los humanos a Dios se revela a través de actos incorporados.
  • Los seres humanos actualmente no solo existen a la imagen pura de Dios, debido a la realidad del pecado.

Un enfoque diferente del problema del mal es darle la vuelta a las tornas sugiriendo que cualquier argumento del mal se refuta a sí mismo, en el sentido de que su conclusión requeriría la falsedad de una de sus premisas. Una respuesta, llamada respuesta defensiva, ha sido afirmar lo contrario y señalar que la afirmación “el mal existe” implica un estándar horarios de misas en usa ético contra el cual se determina el valor moral, y luego argumentar que este estándar implica la existencia de Dios. Una versión moderna alternativa de la teoría de la privación es la de la Ciencia Cristiana, que afirma que males como el sufrimiento y la enfermedad solo parecen ser reales, pero en verdad son ilusiones, y en realidad el mal no existe.

images of god

En el siglo II, los teólogos cristianos intentaron reconciliar el problema del mal con un Dios omnipotente, omnisciente y omnibenevolente, al negar que el mal existe. Entre estos teólogos, Clemente de Alejandría ofreció varias teodiceas, una de las cuales se llamó “teoría de la privación del mal”, que fue adoptada a partir de entonces.

San Agustín de Hipona (354-430 d. C.) en su teodicea agustiniana, como se presenta en el libro de John Hick El mal y el Dios del amor, se centra en la historia del Génesis que esencialmente dicta que Dios creó el mundo y que era bueno; el mal es simplemente una consecuencia de la caída del hombre. Agustín afirmó que el mal natural (el mal presente en el mundo natural, como los desastres naturales, etc.) es causado por los ángeles caídos, mientras que el mal moral es el resultado de que el hombre se haya alejado de Dios y haya elegido desviarse de su camino elegido. Agustín argumentó que Dios no pudo haber creado el mal en el mundo, ya que fue creado bueno, y que todas las nociones del mal son simplemente una desviación o privación de la bondad. Por ejemplo, la ceguera no es una entidad separada, sino simplemente una falta o privación de la vista.

Si Dios creó un cielo con su amor, un Dios que todo lo ama y siempre ama podría haber creado una tierra sin maldad ni sufrimiento para los animales y los seres humanos como el cielo. Libre albedrío y sufrimiento animal Una de las debilidades de la defensa del libre albedrío es su inaplicabilidad horarios de misas en usa o aplicabilidad contradictoria con respecto a los males que enfrentan los animales y el consecuente sufrimiento animal. Algunos estudiosos, como David Griffin, afirman que el libre albedrío, o la suposición de un bien mayor a través del libre albedrío, no se aplica a los animales.

Realiza un comentario